sábado, febrero 25, 2012

"Vuelvo en alma y vuelvo en hueso"

Este blog fue siempre una conversación conmigo misma y como últimamente andamos un poco desencontradas yo y yo, entonces vuelvo. Podría tener este mismo diálogo en un cuaderno, un diario, un documento en algún procesador de palabras... pero no. Sigo exponiendo pública y webmente mis pensamientos. No creo que sea exhibicionismo puro, pero me declaro incapaz de dar explicaciones al respecto. En todo caso, estuve leyendo lo publicado hace algunos años y estoy segura de que ningún otro medio habría subsistido a tantas mudanzas, tanto cambio de máquina, de e-mail y tanto cuaderno que he terminado y perdido desde que este blog fue iniciado hasta el momento.
Volver a uno mismo suena, simplemente, ilógico. Aún habiéndolo intentado varias veces, me convencí que uno no puede huir de si mismo. Pero no puedo pensarlo de otra manera. Vuelvo y me robo la letra de Inti Illimani:
Vuelvo hermoso, vuelvo tierno,
vuelvo con mi espera dura,
vuelvo con mis armaduras,
con mi espada, mi desvelo,
mi tajante desconsuelo,
mi presagio, mi dulzura.
Vuelvo con mi amor espeso,
vuelvo en alma y vuelvo en hueso
a encontrar la patria pura
al fin del último beso.
Todo eso. Aunque sea tremendamente difícil volver "hermosa" o "tierna"; volver con "mi dulzura" en este momento. Sé que todo eso está ahí, abollado y dormido. Vuelvo, sí, con mi espada, mi desvelo, mi desconsuelo (tan tajante como profundo), con mi amor espeso. Vuelvo en alma y vuelvo en hueso. O sea, vuelvo con lo esencial, con lo que queda después del haberme sacudido durante tanto tiempo que se cayó todo lo que sobraba y todo lo que tenía mal agarrado. Quedó esto: el puro hueso, la esencia, lo que no cambia porque me define. Y ahora: a cantar. Como la loba. A entonar la música que me va a volver a poner carne y pelo y ropa. El encantamiento que me va a reconstruir, a rearmar, a devolver al mundo con todos los huesos en orden a seguir corriendo por el bosque. Vuelvo para encontrarme. Sean nuevamente bienvenidos.

2 comentarios:

Emilio dijo...

Me alegro de ser un pelín participe de este regreso!!!

Aunque me parece que nosotros siempre estamos volviendo...

Luz Caraballo dijo...

Hola Emilio!
Eso de "un pelín" es bastante modesto de tu parte ;)
Siempre estamos volviendo y siempre estamos partiendo. Y que la palabra "partir" pueda significar "ponerse en camino" o "dividir algo en dos o más partes" no me parece casualidad. Es cierto. Estamos partiendo y volviendo constantemente, con todas las divisiones que eso significa.
Saludos!